ARRANCA RISAS, SONRISAS Y CARCAJADAS

 

Literatura con magia, mímica y disfraces es la nueva propuesta para chicos que ofrece el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori en el Rosedal de Palermo.

Inés Grimland, psicóloga social y socióloga,representa a la Argentina en los mas prestigiosos festivales de cuentos en Latinoamérica y el mundo. En Buenos Aires expone y practica lo que enseña en su taller de “Vivir la magia de los cuentos” que dicta en el Centro Cultural Rojas. Adaptó sus aptitudes de cuentista para los más chiquitos y generó actuaciones mientras relata historias de reyes, animales del fondo del mar y niñitos traviesos. La entrada es gratuita y todavía estará presentando sus shows durantes los meses de abril, mayo y junio.

Ucraniana por nacimiento, boliviana por decisión familiar argentina por adopción. Una mezcla rara como la vida y con la pasión de contar metida en las venas. Inés Grimland, con una historia particular marcada por la pérdida de sus padres y la entrada al mundo laboral siendo todavía una niña, cree que lo más importante de todo es aprender a reírse de uno mismo y de las cosas que a uno lo sacudieron.

En el Museo Sívori, subiendo una escalera caracol, en un cuarto decorado con tan sólo una tarima y unas cortinas blancas detrás, la “cuentera”, como ella se hace llamar, personifica cada palabra que quiere transmitir. Haciendo la mímica con el movimiento apropiado hace que los chicos queden atrapados en sus historias, que como dice Grimland, no sólo revalorizan vivencias personales, sino que también colman de magia la vida.

El domingo último, como todos los domingos a partir de las 4 de la tarde, se acomodó a cada uno de los chicos en las sillas distribuidas por la sala. Eran alrededor de 15, más los padres que los acompañaban. Con una túnica larga de estilo hindú, maquillada y con brillos en la frente, hizo su entrada al escenario cantando y bailando.

Su primera actuación fue hacer desaparecer un pañuelo de entre sus dedos. Luego, volando un rato con alas imaginarias y simulando ser una muñeca logró que la imaginación de los chicos empezara a dibujar sonrisas en sus caras, y, algunos, levantándose de sus asientos, se animaron a imitarla.

Tomás, de cuatro años, sentadito como indio en primera fila, optó por dirigirse a la anfitriona. “Hola señora, quiero que nos cuentes un cuento que tenga un tren”. Pero sus palabras no fueron órdenes, lamentablemente. Ninguno de los cuentos con los que supo entretener a su avivado público tuvo como protagonista a un tren, pero con un juego de palabras logró más o menos conformarlo: “Te cambio el tren por un rey”. Y a Tomás no le quedó otra que asentir.

En el blog de Grimland se repite el comentario sobre su gran trabajo arriba del escenario. “Excelente presencia escénica, te hace meterte en la narración y pensar sobre todo lo que cuenta”, escribió una seguidora.

¿Qué son las estrellas?

Anuncios

Publicado el mayo 3, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: